¡Mucho por hacer! No sólo es la cantidad, sino la calidad del agua: investigadora

Los Mochis, Sin.- De acuerdo al Tratado de Estocolmo que entró en vigor desde el año 2004, es indispensable implementar estrategias para el cuidado de la salud humana y el medio ambiente, principalmente con el manejo de algunos productos que resultan contaminantes, situación que ha resultado todo un reto para todas las actividades humanas, en especial la agrícola, destacó la doctora María del Carmen Valenzuela Martínez, investigadora de la Universidad Autónoma de Occidente.

La responsable del laboratorio de genética y Toxicología de la UAdeO señaló que en México no se ha logrado estar al 100 con el cumplimiento de estos estándares sobre todo en con los contaminantes del aire y el agua, por lo que dijo es indispensable hacer sinergia entre la ciencia y quienes tienen contacto con el recurso que es el agua.

“Porque finalmente en el agua se monitorearon estos compuestos orgánicos persistentes, y lamentablemente en México como en otros países particularmente en el aire rebasamos normas nacionales e internacionales y en el agua no salimos tan bien, y más que preocuparnos es ocuparnos, necesitamos que los agricultores se acerquen a la ciencia y que haya ese entendimiento y esa amalgama para lograr mejores condiciones de vida”, dijo.

La investigadora con más de 20 años de experiencia indicó que los contaminantes provienen de muchas fuentes, pero al ser Sinaloa eminentemente agrícola es más evidente lo que se provoca con la aplicación de agroquímicos ya sea de forma aérea o terrestre.

“Nosotros somos una región eminentemente agrícola, pero sería deshonesto decir que ellos tienen la culpa acabamos de mencionar un asunto importante que hay diversificación las fuentes de ingreso y de producción, entonces las fuentes son variadas, pero si es innegable que por ejemplo el uso de las avionetas y no estamos atacando sino señalando porque se puede corregir, hay puntos de mejora y esta es una buena oportunidad”, resaltó.

María del Carmen Valenzuela dijo que no sólo se trata de hacer señalamientos como por ejemplo con el glifosato, sino de ofrecer alternativas para evitar su uso.

“Lo que pasa es que el tipo de compuestos las mezclas, es lo que la ciencia y la academia puede aportar, por ejemplo el glifosato que dicen que se prohíba porque es producto sumamente tóxico, pero no se puede satanizar, que alternativas hay es lo que se debe trabajar, que es lo que se puede proponer”, expresó.

La doctora María del Carmen Valenzuela disertó la conferencia ¿Agua, un recurso renovable?, en el marco del día mundial del agua y en donde la idea principal es hacer conciencia no sólo de un mejor uso del agua, sino de cuidar la calidad de la que se tiene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: