Muere Schottenheimer, uno de los grandes entrenadores de la NFL

Estados Unidos.- El exentrenador en jefe de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL), Marty Schottenheimer, que estableció el estilo “Martyball” y ganó 200 partidos de temporada regular con cuatro equipos diferentes, murió a la edad de 77 años.

Schottenheimer falleció el lunes por la noche, en Charlotte (Carolina del Norte), de acuerdo a la información ofrecida este martes por la familia a través de Bob Moore, un expublicista de los Kansas City Chiefs.

Le diagnosticaron la enfermedad de Alzheimer en el 2014 y el pasado 30 de enero lo trasladaron a un hospicio.

Schottenheimer fue el octavo entrenador con más victorias en la historia de la NFL. Tuvo marca de 200-126-1 en 21 temporadas con los Clevelan Browns (44-27), Chiefs (101-58-1), Washington Redskins (8-8) y San Diego Chargers (47-33).

Su éxito se basó en “Martyball“, un enfoque conservador que presentaba un fuerte juego terrestre y una dura defensa. Odiaba a los Raiders y amaba el mantra “una jugada a la vez”, que les gritaba a sus jugadores en la reunión previa al inicio.

Durante la temporada regular, los equipos de Schottenheimer ganaron 10 o más partidos 11 veces, incluido un récord de 14-2 con los Chargers en el 2006 que les valió el primer puesto de la Conferencia Americana (AFC) en los playoffs.

Sin embargo, nunca tuvo éxito en los playoffs, con derrotas épicas y desconcertantes, y su marca perdedora de 5-13 fue algo que siempre le persiguió e hizo que su carrera no fuese aún más brillante.

Schottenheimer es uno de los siete entrenadores en jefe con 200 victorias en temporada regular en la historia de la NFL que se unió a Don Shula (328), George Halas (318), Bill Belichick (280, activo), Tom Landry (250), Curly Lambeau (226) y Andy Reid (221, activo).

Todos miembros del Salón de la Fama menos Belichick, que dirige a los New England Patriots y Reid a los Chiefs.

En su último partido, el 14 de enero de 2007, los Chargers de Schottenheimer, con el Jugador Más Valioso (MVP) de la NFL, el corredor LaDainian Tomlinson y un elenco secundario de Pro Bowlers, cometieron todo tipo de errores y perdieron por 21-24 un partido de playoffs divisionales en casa ante Tom Brady y los Patriots.

Un mes después, el dueño Dean Spanos sorprendió a la NFL cuando despidió a Schottenheimer, debido a un choque de personalidades entre el entrenador y el obstinado gerente general A.J. Smith. Schottenheimer y Smith no habían hablado durante dos años.

Tras su despido, Schottenheimer se mudó a Carolina del Norte para pasar tiempo con su familia y jugar al golf.

Schottenheimer nunca llegó al Super Bowl, ni como jugador ni como entrenador. Fue apoyador suplente de los Buffalo Bills cuando perdieron el Partido de Campeonato de la AFL de 1966 ante Kansas City, que luego jugó contra los Green Bay Packers en el primer Super Bowl.

Todas las organizaciones a las que perteneció y el comisionado de la NFL, Roger Goodell, dieron a conocer comunicados oficiales en los que alaban la figura tanto profesional como humana de Schottenheimer.

Mientras que Tomlinson, ahora en el Salón de la Fama, calificó a Schottenheimer como “el mejor entrenador que he tenido”.

Le sobreviven su esposa, Pat, dos hijos, Kristin y Brian, y cuatro nietos.

Con información de EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: