Ni Peña Nieto, Calderon, Fox, Zedillo o Salinas son mis enemigos: AMLO

Ciudad de México.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador ratificó esta mañana que “no es mi enemigo el ex presidente Peña Nieto, ni el expresidente Calderón, ni el expresidente Fox, ni el expresidente Zedillo, ni el ex presidente Salinas… somos adversarios, pero no los considero mis enemigos”.

López Obrador dijo que ellos actuaron en su momento, aplicaron una política que yo combatí siempre, “nunca estuve de acuerdo con la política de Salinas, ni de Zedillo, ni de Fox, ni de Calderón, ni de Peña Nieto, entonces las diferencias son de orden político, no en lo personal. Yo no odio, lo que creo es que esa política que ellos impulsaron y llevaron a la práctica benefició a minorías, auspició la corrupción y produjo el atraso de México y el empobrecimiento de nuestro pueblo, ese es el fondo del asunto”.

Recordó que acusa a Salinas de haber entregado los bienes de la nación a particulares, y de manera precisa a sus allegados, porque quiso construir, crear una nueva oligarquía, un grupo compacto.

En Forbes se publicaron listas, cuando entró Salinas había sólo una familia con un gran capital, cuando terminó Salinas ya eran 24 multimillonarios mexicanos con más de 48 mil millones de dólares, y la mayoría de ellos se había beneficiado con una empresa pública.

“Por eso yo le llamo el padre de la desigualdad moderna”, dijo.

En el caso de Ernesto Zedillo ante una crisis que provocó el mismo gobierno, ante ello en vez de rescatar al pueblo deciden rescatar a los de arriba, a las grandes empresas, a los bancos, y convierten las deudas privadas de estas corporaciones en deuda pública, y ahí surge el llamado Fobaproa.

En vez de rescatar a los de abajo, se hizo con los de mero arriba, y se dejó esa deuda que en términos generales significa 3 billones de pesos que la seguirán pagando futuras generaciones de mexicanos. Esa es mi diferencia.

Con Fox la diferencia de fondo es que engañó a millones de mexicanos de que iba haber un cambio, y siguió con lo mismo. Siguió aplicando el salinismo como política al grado que su secretario de Hacienda había estado de sub secretario de Hacienda con Salinas, y no hubo ningún cambio.

Siguieron las privatizaciones, y para colmo después que se logra hacer a un lado al PRI, Fox traiciona ese movimiento. Y al final en vez de respetar la voluntad del pueblo, participa, encabeza el operativo de fraude cuando nos roban la Presidencia de la República, pero además él lo confiesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: