Ordenan liberación de persona ingresada al Cesame de Saltillo; buscaban ‘corregir’ su género

La Comunidad San Aelredo dio a conocer que gracias a un amparo con carácter de urgente, este miércoles fue resuelto un juicio de amparo en favor de una mujer trans que fue ingresada al Cesame de Saltillo contra su voluntad, debido a su identidad de género.

Fue el pasado viernes, cuando Gina, quien es mayor de 18 años, fue ingresada al Centro de Salud Mental debido a actos de discriminación por parte de sus familiares quienes pretendían que en la institución se le aplicara una especie de terapia de conversión.

“Querían que ella ya no se identificara como mujer sino como hombre y que tuviera una familia. La ingresaron al cuarto y ya quedó incomunicada”, expresó Noé Ruiz Malacara, presidente de la Organización.

En ese sentido, San Aelredo quien recibió el caso a través de redes sociales, dio a conocer que el Centro Estatal de Salud Mental no acreditó que la joven tuviera algún tipo de padecimiento psiquiátrico, y más bien el ingreso, se pudo dar gracias a influencias entre la familia y la misma institución, mientras que Gina no entendía lo sucedido, pues no hubo una explicación a fondo por parte de la institución.

De acuerdo con la información que se recuperó junto con el asesor jurídico de la joven, durante los días que Gina permaneció privada de su libertad, fue inducida a medicamentos como somníferos que funcionaron para ganar tiempo, pues nunca hubo alguna especie de tratamiento psicológico.

“No había un tratamiento porque además no había un estudio. Lo único que hicieron fue mantenerla dormida, suponemos que para que pasara el tiempo”, explicó la ONG.

La demanda de amparo urgente fue promovida el pasado lunes mientras que la organización preparó los argumentos de que la joven no se encontraba en peligro por su salud mental y este mismo miércoles fue cuando se dictó la resolución.

Incluso, San Aelredo explicó que incluso había citas programadas en la estética donde labora la joven, que quedaron a la espera de que se les atendiera; sin embargo, ya no regresó debido a estas causas.

En el fallo, el juez que resolvió del Poder Judicial de la Federación, también expresó:

“Se concede la suspensión de plano para que se suspendan los tratamientos relativos a la “terapia de conversión” que se indica se están aplicando sin su voluntad, o aquellos que impliquen algun riesgo o discriminación para su persona considerando el grupo al que pertenece, debiendo suspenderse todo acto que pudiera ejercer y que cause algún tormento o tortura sobre el agravado”, establece un punto de la resolución.

“Estos actos son a causa de la violencia y la persistencia de la transfobia. Aquí es importante hacer un llamado a la sociedad de que si no entienden las diversas expresiones de género pueden buscar apoyo, son ellos quienes tienen que buscarlo y no las personas en su diversidad, incluso hay organizaciones e información que puede ser guía para ello. Estas terapias existen desde hace mucho en el Estado, pero hasta hoy afortunadamente no ha tenido consecuencias graves”, explicó Ruiz Malacara.

El juicio de amparo 1243/2021-II resuelto en el juzgado primero fue promovido por la organización y notificado por un abogado que colaboró con la organización para dar garantías a la mujer que fue ingresada al hospital psiquiátrico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: