Pemex descarta pozo para evaluar megacampo Zama en disputa con Talos Energy

Petróleos Mexicanos (Pemex) descartó la perforación de un pozo para evaluar el megacampo marino Zama, cuya operación está en disputa con la empresa estadounidense Talos Energy.

La Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) informó que la petrolera mexicana justificó la decisión de no realizar el pozo Asab-1 “debido a que se localiza en el área exclusiva del yacimiento compartido asociado al campo Zama”.

Su decisión apareció como parte de la modificación al plan de exploración presentado por la subisidiaria Pemex Exploración y Producción para la Asignación AE-0152-Uchukil, durante la sesión extraordinaria número 41 del regulador energético.

Forbes México consultó a Pemex sobre esta decisión, pero no obtuvo respuesta inmediata.

En diciembre de 2019, el director de Pemex, Octavio Romero Oropeza, reveló a esta publicación que el pozo Asab-1 se perforaría en enero de 2020, pero la CNH reveló que la petrolera estatal enfrentaba retrasos en la renta de plataformas de perforación.

Durante enero de 2021, el consorcio que encabeza Talos presentó un estudio que afirma que el 60% del petróleo y gas que hay en el yacimiento le pertenece, pero Pemex contradijo esta afirmación y ha presumido poseer la mayor parte, incluso este año insistió con esta afirmación en un documento enviado a la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC), pero sin presentar detalles técnicos.

Alma América Porres Luna, comisionada de la CNH, mencionó que los lineamientos de Sener sobre yacimientos compartidos exite la exigencia de un pozo por cada una de las áreas del descubrimiento.

“Ese pozo (Asab) sería el único que podría dar con mayor certidumbre un posible extensión hacia la parte del asignatario Pemex y por lo tanto las características que ese yacimiento pueda tener del lado de la asignación”, declaró la funcionaria.

También recomendó a Pemex reconsiderar la perforación porque datos como la información sísmica aporta menor certidumbre comparados con las que aportaría el pozo.

El comisionado Héctor Moreira expresó que Talos Energy ya presentó un programa de deasrrollo de su área pero no procedió mientras no saliera el documento de unificar el área contractual privada y la asignación a la empresa estatal.

Agregó que mientras la Secretaría de Energía (Sener) —la cual tiene la decisión final sobre quién operará el campo— retrase el proceso de unitización, no habrá perforación para producción de ambas partes, “y eso tiene un costo muy grande para la Nación”.

Néstor Martinez, representante de la Comisión, recordó que la Sener instruyó el proceso desde julio de 2020 y que la explotación del campo puede hacerse en paralelo a la unión de ambas áreas.

Zama fue descubierto en julio de 2017 por la empresa estadounidense tras ganar un contrato durante la ronda petrolera 1.1, en consorcio con la británica Premier Oil y la alemana Wintershall Dea, donde estimaron recursos prospectivos del orden de 400 a 800 millones de barriles de crudo equivalente.

La última palabra sobre cuál empresa operará el campo está en manos de la Sener, encabezada por Rocío Nahle, quien tiene como política energética el fortalecimiento de Pemex, tras la reforma energética del priista Enrique Peña Nieto, la cual abrió el sector a la iniciativa privada.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: