Política de altruismo de Proman-GPO beneficia a Autismo Los Mochis IAP

Con el propósito de contribuir a las acciones de apoyo que realiza a favor de niños con autismo, personal de Proman-GPO donaron, por tercer año consecutivo, más de 20 mil tapas a Autismo Mochis IAP, primer Instituto de Asistencia Privada, especializado en el Trastorno del Espectro Autista en el Municipio de Ahome.

La Casita Azul es un Centro de Entrenamiento de Habilidades Integrales, que tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de los niños, tomando en cuenta sus fortalezas para pulir sus áreas de oportunidad y que puedan ser parte activa de la sociedad.

Manuel Monteiro, director de Seguridad e Higiene de Proman México, explicó que estas acciones son corresponsables con la política de altruismo que lleva a cabo la empresa a nivel mundial, y tiene como propósito contribuir con las instituciones ligadas a la atención de la comunidad, particularmente en acciones afirmativas, como es el caso de Autismo Mochis Casita Azul.

Como éstas, dijo, Proman realiza constantemente acciones a favor de la sociedad, y recordó que recientemente Proman-GPO entregaron 700 pruebas rápidas para la detección del Covid-19, las cuales fueron destinadas al Centro Comunitario de Topolobampo para atender a las personas que así lo requieran pero que no tengan los recursos para hacerse un examen de este tipo, que en laboratorios privados tiene un costo que va desde los mil 200 hasta los mil 600 pesos. En este paquete se invirtieron 250 mil pesos.

Monteiro expuso que la entrega de tapas es una aportación de todos los trabajadores, y aclaró que la ayuda a Autismo Mochis Casita Azul se extenderá más allá de esta donación, puesto que, en diálogo con la presidenta de este Instituto de Asistencia Privada, Blanca Solano Hernández, se acordó analizar otras necesidades que pueden ser subsanadas con el apoyo y respaldo de Proman-GPO.

Por su parte, la presidenta de Autismo Mochis agradeció la entrega del paquete de apoyo por parte de la empresa, y explicó que esta institución se constituyó en noviembre del 2015, y en la actualidad brinda atención especializada a 35 niños de entre 2 a 16 años de edad, que presentan Trastorno del Espectro Autista.

Blanca Solano explicó que las tapas de plástico que les donan se venden a una recicladora para obtener recursos que sirven para papelería, manejo y administración de la Casita Azul.

Aquí, dijo, se brinda atención a los niños, pero también a los padres y abuelos de éstos para que, como familia, participen en el proceso de detección de las señales tempranas del autismo, así como colaborar en el proceso de entendimiento de esta condición y en el acompañamiento al menor.

Solano Hernández se mostró optimista con los resultados que se alcanzan cuando se logra una detección temprana del autismo, ya que en un alto porcentaje de casos se consigue que puedan incorporarse al sistema escolarizado sin la ayuda de una persona que acuda como “sombra”, sino que el menor pueda asistir a la escuela sin el apoyo de nadie.

La presidenta de Autismo Mochis agradeció también al personal de la institución, quienes han hecho posible el éxito de los programas formativos y de atención a favor de los niños, entre los que destacó el trabajo de la directora operativa, Mayté Maribel Javalera y de un equipo de terapeutas profesionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: