Se derrumban bolsas por invasión a Ucrania; pérdidas de hasta 6%

París cerró con una caída de 4.97 por ciento, Fráncfort perdió 4.41 y Milán -6.24.

Las pérdidas fueron algo menores en los parqués de Londres y Madrid, con disminuciones de 3.48 por ciento y 3.63, respectivamente.

La Bolsa de Nueva York abrió a la baja, a pesar de un sólido informe de empleo en Estados Unidos para febrero. A las 17:10, el índice Dow Jones cedía después del mediodía 0.83 por ciento y el Nasdaq 1.54.

En Asia, Tokio terminó en baja de 2.23 por ciento, Hong Kong de 2.54 y Shanghái de 0.96.

El presidente ucranio, Volodymir Zelensky, acusó a Moscú de recurrir al “terror nuclear” tras el incendio causado por un ataque ruso en la central nuclear de Zaporiyia, la mayor de Europa, que provocó un incendio pero sin aumento de los niveles de radiación.

No hay “nada de ganas” de asumir riesgos en los mercados financieros, destacó Ipek Ozkardeskaya, analista del banco Swissquote. Los inversores tratan sobre todo de protegerse de las pérdidas, asegura.

Las inversiones más seguras, utilizadas como valores refugio por los operadores en tiempos de incertidumbre, se mantenían a altos niveles: la onza de oro valía 1.953 dólares (+0.88 por ciento).

Nueva alza de precios de materias primas

Los precios del petróleo volvieron a subir, pero se mantuvieron por debajo de su máximo de la víspera.

El barril WTI para entrega en abril se vendía a 113.36 dólares hacia las 15:20 GMT, en alza de 5.24 por ciento.

El Brent del mar del Norte de Londres ganaba 4.72 por ciento a 115.67 dólares hacia la misma hora, tras rondar el jueves los 120 dólares.

La guerra en Ucrania disparó el precio del gas natural a un nuevo máximo histórico.

El temor a las perturbaciones en las exportaciones de Rusia, que suministra 40 por ciento de las importaciones de gas en el continente, hizo que la referencia del mercado europeo, el TTF holandés, alcanzara un nuevo récord de 213.895 euros por megavatio-hora (Mwh).

El níquel, un mineral que Rusia produce en grandes cantidades, superó los 30 mil dólares por tonelada, un precio que no alcanzaba desde 2008.

En otra señal de debilidad en Europa, el euro cayó por debajo del umbral simbólico de 1.10 dólares, un nivel que no se veía desde los primeros meses de la pandemia de covid-19. La depreciación fue de 1.44 por ciento, hasta los 1.0908 dólares por euro.

El bitcóin cedía una pequeña parte de sus ganancias de la semana (-3.39 por ciento), a 40.680 dólares.

Por otro lado, las acciones de Telecom Italia volvieron a desplomarse en la Bolsa de Milán, con una caída de más de 15 por ciento, debido a las preocupaciones por los malos resultados en 2021 y la sombría perspectiva para 2022.

En Fráncfort, Uniper, que participó en la construcción del gasoducto Nord Stream 2, cayó 11.39 por ciento. Los bancos, incluido Deutsche Bank (-7.12 por ciento) y el sector del automóvil, como Volkswagen (-5.96), también se vieron afectados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: