Se ‘dolariza’ economía en los estados; uso común en sectores turístico y comercial

Ciudad de México.- En algunas entidades, el flujo de dólares es tan común que se usa en transacciones de todo tipo y tamaño.

Es en este contexto que, a finales de 2020, el Senado aprobó una polémica reforma a la Ley del Banco de México para que los dólares no sean repatriados a su país de origen y se integren a las reservas del Banxico.

En Tijuana, el dólar se utiliza para pagar hipotecas, colegiaturas, las compras del súper, rentar inmuebles o comprar autos.

De acuerdo con datos de El Colegio de la Frontera Norte, los mexicanos con permiso de trabajar en EU inyectan al mes 75 millones de dólares a dicha ciudad, cifra superior a la derrama que dejan empleados de maquiladoras, que ganan en pesos.

En la franja fronteriza de Tamaulipas la propina en dólares es popular y codiciada. Los trabajadores o comerciantes que los reciben  prefieren venderlos entre la propia ciudadanía y no acudir a las casas de cambio, pues aquí el pago es muy bajo.

Para canjearlos se valen de grupos cerrados en redes como Facebook, donde los delincuentes no los detectan.

El dólar también circula libre en estados con alta tasa de población migrante.

Michoacán no ha visto disminuida la llegada de remesas pese al azote de la pandemia. En algunas comunidades es la moneda corriente ante la ausencia de casas de cambio.

DÓLAR, DE USO COMÚN COMO EL PESO EN LA FRONTERA

La cercanía con Estados Unidos dolarizó algunas entidades en la frontera norte del país, donde es común el uso del billete verde en efectivo. Mientras que en aquellos estados con más población inmigrante, el intercambio de dólares es parte de las transacciones habituales.

La reforma a la Ley del Banco de México busca fortalecer la economía de las familias mexicanas que reciben remesas y a quienes dependen de la actividad turística y comercial en la zona fronteriza. Además, plantea que las divisas que no sean repatriadas a su país de origen sean parte de las reservas internacionales.

El senador Ricardo Monreal ha dicho que la intención es beneficiar a las comunidades que viven del flujo de remesas y lograr ahuyentar el fantasma o la amenaza de que permeen actividades ilícitas en el sistema financiero mexicano.

Una muestra del libre flujo de dólares es Tijuana, Baja California, donde se utilizan para el pago de hipotecas, rentas de inmuebles, compra de autos, pago de colegiaturas, restaurantes, supermercados y hasta para tacos de carne asada.

La economía de Tijuana pende y depende de la moneda estadunidense en un elevado porcentaje. Se estima que recibe cada mes una inyección de 75 millones de dólares, equivalentes a mil 425 millones de pesos”, de acuerdo con datos del Colegio de la Frontera Norte.

Un migrante de Chihuahua, Chihuahua, revela que sólo para las fiestas decembrinas tenía previsto desembolsar dos mil dólares en una semana, dinero que destinaría a gastos con la familia, regalos y convivios, incluso para “las mordidas” por si hacía falta.

Un caso que resalta es el de Michoacán, una de las entidades con más mexicanos viviendo en Estados Unidos, y que a pasear de la pandemia no ha visto disminuida la llegada de remesas; por el contrario, se estima romper el récord histórico en el ingreso de dólares de migrantes.

Los dólares si bien no son de uso corriente, es común el intercambio a pesos por parte de turistas y de las familias que reciben remesas de sus familiares.

Los dólares que llegan a Aguascalientes por medio de migrantes o turistas se quedan generalmente en las casas de cambio, ya que los establecimientos no los reciben por diversas razones”, revela una comerciante.

El tema de los dólares en efectivo y su intercambio, como parte de la Ley del Banxico, será materia de discusión en febrero en la Cámara de Diputados, según dio a conocer el pasado viernes 8 de enero el senador Monreal Ávila. En el Senado ya se aprobó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: