“Tuve una emergencia familiar”: Las mentiras más usadas para no ir a trabajar

Ciudad de México.- “El coche no arranca”, “estoy enfermo”, “tuve una emergencia familiar”, estas son sólo algunas de las excusas más frecuentes para no ir a trabajar. Las justificaciones pueden ir desde enfermedades de familiares hasta haberse quedado encerrado en casa; la creatividad no tiene límites.

Zety, plataforma de consultoría del mundo del trabajo, realizó un análisis sobre las mentiras más habituales para no presentarse a la jornada laboral, ya sea de manera presencial virtual, durante el 2021. Las situaciones vinculadas al estado de salud son las más frecuentes, ésta es quizá la razón por la cual sólo 1 de cada 10 trabajadores ha sido descubierto por su jefe.

Estas excusas tienen éxito porque los temas de salud suelen percibirse como asuntos delicados y, por ello, casi ningún jefe duda cuando el colaborador asegura tener un problema de esta naturaleza.

“Ya sea sobre nuestra salud, la de nuestros hijos, parejas, mascotas… los problemas de salud son una de las invenciones más comunes (y exitosas) a la hora de evitar nuestras responsabilidades”, puntualiza Tobías Brandan, consultor de Zety.

De acuerdo con la plataforma, las siete mentiras más recurrentes para faltar al trabajo son:

  1. Estoy enfermo
  2. Tuve una emergencia familiar
  3. Tengo problemas personales
  4. Tengo una cita con el doctor o el dentista
  5. Mi coche se averió
  6. Tengo una enfermedad contagiosa
  7. Mis hijos están enfermos

Según el análisis, el 84% de los trabajadores ha mentido sobre una situación vinculada a la salud de ellos o de un familiar para no asistir a la oficina. La pandemia de covid-19 ha dado más razones para que estas justificaciones no se pongan en duda.

“Con varios países que se han visto en graves problemas debido a contagios masivos, sumado a la salud pública y el trabajo remoto como parte del debate nacional, bastaría con toser un par de veces para que te dejen trabajar dos semanas desde casa”, señala Tobías Brandan.

Aunque son siete las mentiras más recurrentes, Zety identificó hasta 27 excusas habituales vinculadas a trámites gubernamentales, extravío de las llaves del hogar, fallecimiento de un familiar o problemas con las mascotas, a pesar de no tener una.

Paradójicamente, el 91% de los trabajadores asegura que se ha presentado a trabajar estando enfermo. “En pocas palabras: Evito el trabajo cuando estoy bien; voy a trabajar cuando estoy enfermo”, afirma el especialista.

El estudio también evidencia que a menor edad hay mayor probabilidad de mentir para evitar un día de trabajo. Por ejemplo, el 56% de los colaboradores menores a los 25 años ha demostrado mayor creatividad en las excusas para no trabajar; por el contrario, sólo el 27% de la fuerza laboral mayor a 58 años ha recurrido a esta práctica.

Respuesta al ambiente de trabajo

“En la oficina hay mucha presión”, “mi jefe estaba de mal humor”, “necesitaba un día para recuperarme del estrés”, “estoy trabajando entre 50 y 60 horas por semana”, “sólo quiero tiempo para estar con mi familia”, éstas son algunas de las frases más comunes entre las razones que tienen los trabajadores para mentir y faltar al trabajo.

De acuerdo con el análisis de Zety, la mala situación laboral y la falta de tiempo para la familia son los detonantes más importantes de las mentiras para no trabajar, lo que confirma que el ambiente laboral, el estilo de liderazgo, las cargas de trabajo y la poca conciliación entre la vida profesional y personal orillan a las personas a no ser honestas para decir que necesitan un respiro o un momento de calidad con sus seres queridos.

“Las condiciones laborales deben mejorar para que los trabajadores no se vean tentados a mentir. La confianza y la honestidad deben ser parte tanto de las empresas como de los empleados”, expone Tobías Brandan.

Por otra parte, especialistas de Indeed afirman que es normal necesitar un día libre en el trabajo, pero aún por razones válidas, hay maneras correctas e incorrectas de abordar esta petición.

Algunas recomendaciones para no inventar una justificación y solicitar un día libre son:

  • Explicar las razones reales
  • Decir la verdad para mantener la confianza
  • Si se trata de un asunto privado, no dar tantos detalles
  • Asegurar que volverás pronto
  • Si es posible, avisar con anticipación

“Si no puedes llegar al trabajo por cualquier razón, asegúrate de explicar claramente una buena razón a tu jefe. Comunícate abiertamente y con honestidad para evitar poner tu carrera en peligro”, sugiere la bolsa de trabajo en línea.

Con información de El Economista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: