Una familia entera dedicada a la trata y explotación de menores podría estar detrás del secuestro de Dylan

Ciudad de México.- La Fiscalía del estado sureño de Chiapas ha ofrecido ya una recompensa de hasta 300,000 pesos a quien ayude a determinar el paradero de Ofelia “N”, señalada como la responsable del secuestro de Dylan Esau Gómez Pérez, el menor de dos años y medio que desapareció el pasado 30 de junio en un mercado del municipio de San Cristóbal de las Casas.

Además, el fiscal del estado, Jorge Llaven, también ha detallado ya que dos hermanas de Ofelia, que ya fueron detenidas, están relacionadas con una red de trata de menores. Incluso una de esas mujeres detenidas está ligada a el caso de los 23 niños rescatados el pasado lunes, tras un cateo en San Cristóbal, dentro de las acciones de indagación y búsqueda de Dylan.

El fiscal afirmó que la investigación hasta ahora apunta a que toda esa familia se dedica a la trata y explotación infantil.

“Esta investigación está llevando a una red de tratantes, es una familia completa de hermanas, entonces hablamos de una red, una red familiar de tratantes de menores. Esa es la línea de investigación más fuerte ahorita. Incluso tenemos detenidas a dos hermanas de Ofelia también por los delitos de trata”, dijo el fiscal de Chiapas, Jorge Llaven, en entrevista con Azucena Uresti para Radio Fórmula.

Por otro lado señaló que es muy común ver a niños indígenas trabajando en las calles de San Cristóbal, Chiapas, lamentando que muchas veces son los mismos padres los que los obligan a trabajar.

A %d blogueros les gusta esto: