Una multitud invade la sede del gobierno de Sri Lanka

Los manifestantes exigen que el primer ministro Ranil Wickremesinghe renuncie al mismo tiempo que Rajapaksa, quien prometió hacerlo este miércoles, acorralado por la peor crisis económica y política de la historia de esta isla al sur de India.

Un grupo de mujeres y de hombres rompieron la barrera impuesta por los militares y penetraron en el despacho del primer ministro agitando banderas del país, señalaron testigos a la AFP, a pesar de que la policía y el ejército intentó detenerlos lanzándoles gas lacrimógeno y cañones de agua.

Manifestantes antigubernamentales irrumpieron también en la sede del principal canal de televisión público de Sri Lanka y aparecieron brevemente en emisiones al aire, según imágenes de esa cadena.

Manifestantes opositores al gobierno de Sri Lanka invaden la oficina del primer ministro, el 13 de julio de 2022.

El sábado, una multitud invadió el palacio presidencial, precipitando la huida del mandatario Rajapaksa, que este miércoles por la mañana huyó en avión a la vecina Maldivas.

El primer ministro Wickremesinghe, nombrado presidente interino según anunció el Parlamento, pidió al ejército y a la policía “que hagan lo necesario para restablecer el orden”, en una declaración televisada.

Los manifestantes “quieren impedir que cumpla con mis responsabilidades como presidente en funciones. No podemos permitir que los fascistas tomen el control”, señaló.

Antes, un portavoz de su oficina indicó a la AFP que se declaraba el estado de emergencia para hacer frente a la situación del país.

De su lado, la policía anunció un toque de queda por tiempo indeterminado en la provincia occidental, donde está Colombo, para contener las protestas.

La Constitución prevé, en caso de renuncia del presidente, que el primer ministro asuma ese cargo de manera interina hasta la elección por parte del Parlamento de un diputado que ejercerá el poder hasta el final del mandato en curso, es decir noviembre de 2024.

Festejos

Rajapaksa, de 73 años, partió junto a su esposa y un guardaespaldas a bordo de un avión Antonov-32 que despegó del aeropuerto internacional de Colombo, aseguraron funcionarios de migración.

“Se sellaron sus pasaportes y embarcaron en el vuelo especial de la fuerza aérea”, dijo un funcionario a la AFP.

Una fuente del aeropuerto de Malé, la capital de Maldivas, confirmó a AFP la llegada del presidente, quien fue trasladado a un sitio no revelado después de aterrizar en ese archipiélago situado al sureste de Sri Lanka, en el océano Índico.

El avión estuvo retenido durante más de una hora en la pista sin poder despegar tras una confusión sobre el permiso para aterrizar en las Maldivas, según funcionarios del aeropuerto.

“Hubo momentos de tensión pero al fin y al cabo todo terminó bien”, indicó un responsable del aeropuerto que no quiso revelar su identidad.

Al mismo tiempo, la multitud continuaba agolpándose en el palacio presidencial en una atmósfera festiva.

“La gente está muy contenta, porque esas personas robaron a nuestro país”, explicó Kingsley Samarakoon, un empleado público jubilado de 74 años.

“Robaron demasiado dinero, miles y miles de millones”, agregó.

Pero este hombre no tiene mucha esperanza en la capacidad de Sri Lanka de salir rápidamente de la crisis. “¿Cómo van a dirigir el país sin dinero? Es un problema”, afirmó.

Sala VIP

La partida del presidente fue complicada. El martes fue rechazado de manera humillante por los agentes de inmigración en el aeropuerto de Colombo.

Los empleados de inmigración le negaron el acceso a la sala VIP para sellar su pasaporte. Rajapaksa quería evitar el terminal público por temor a una reacción adversa de la gente.

Como no renunció, Rajapaksa goza aún de inmunidad presidencial.

El mandatario y su esposa pasaron la noche previa al viaje en una base militar cerca del aeropuerto internacional tras haber perdido cuatro vuelos con destino a Emiratos Árabes Unidos.

Su hermano Basil, que dimitió en abril de su cargo como ministro de Finanzas, tampoco pudo abordar un avión hacia Dubái.

En su huida, el presidente esrilanqués dejó atrás un maletín lleno de documentos y con 17.85 millones de rupias (49 mil euros), que ahora están bajo custodia de las autoridades.

Rajapaksa está acusado de una mala gestión de la economía, llevando al país al caos y a una crisis profunda por la falta de divisas, lo que hace imposible financiar las importaciones de productos esenciales para la población de 22 millones de habitantes.

Sri Lanka declaró una moratoria de su deuda por 51 mil millones de dólares en abril y está en negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para recibir un préstamo.

Además, el país casi agotó sus reservas de combustible y el gobierno ordenó el cierre de las administraciones no esenciales y de las escuelas para reducir los desplazamientos.

Con información de La Jornada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: