Vida sólo hay una y se tiene que vivir con o sin capacidades diferentes: Dora Elena

Salvador Alvarado, Sin.- A causa de haber padecido poliomielitis y neumonía a los tres meses y medio de edad y esta fue mal atendida, dejo secuelas permanentes en Dora Elena López Figueroa, ya que a pesar de terapias y tratamiento tras tratamiento nunca pudo caminar y valerse por sí misma, siendo así una persona más que se sumó a la lista de discapacitados de Salvador Alvarado.

Dora Elena platicó que siempre fue muy inquieta y hasta se arrastraba pero nunca se quedaba en un solo lugar, por lo que sus padres le consiguieron sillas de ruedas, muletas y demás aparatos funcionales a los que podían acceder para facilitar la movilidad de su hija, con ayuda de su familia fue que pudo hacer distintas actividades entre estas estudiar.

Indicó que antes había más limitantes para que las personas con capacidades diferentes pudieran intentar hacer una vida normal, puesto que no había ni accesos para ellos en las escuelas, lo cual dijo no la detuvo y hasta estudió administración de empresas profesión que dijo la estudió por imposición de su papá pero aun así pudo salir adelante.

López Figueroa señaló que ante la falta de trabajo en este municipio a personas como ella, se arriesgo y migró a la frontera, lugar donde destacó tuvo un trato completamente diferente al que las personas le daban en su tierra natal, fue ahí donde se desempeñó en corporativos de fábricas y fue un ejemplo que sirvió para que más personas con problemas de salud similares a los de ella salieran de sus casas a trabajar.

Dora Elena aseguró que todas las personas tienen que aceptar lo que les toque vivir, tener una actitud positiva y siempre buscar cómo sí hacer las cosas, lamentó que tiene amigos que han quedado en silla de ruedas por haber padecido algún accidente y son quienes en ocasiones presentan actitudes de enojo y negativas puesto que de tenerlo todo se quedan sin nada, ante lo cual dijo es imposible no sentirse tristes, desesperados y cansados de lo que les tocó vivir, pero dijo justo a eso vinieron a este mundo a vivir y deben de hacerlo a pesar de las circunstancias que atraviesen.

Ponderó el llamado a las personas discapacitadas que se pasan encerradas en sus hogares porque piensan que ahí es donde deben de estar, a que se quite esa venda de los ojos y salgan de sus casas para vivir, para luchar cada día por una inclusión en la sociedad y para que se muestren a ellos mismos que todo lo pueden hacer y que tienen muchos motivos para vivir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: